¿Cómo pagar menos impuestos tras la reforma del Impuesto sobre Sociedades?

Aunque, el Gobierno ha decidido no bajar directamente los tipos del Impuesto de Sociedades las empresas podrán ver reducido su tipo de gravamen en casi cinco puntos porcentuales, hasta el 20,25%, con la aplicación de las dos nuevas reservas contables que se han creado: la de la de capitalización y la de
nivelación.

Se crea la reserva de capitalización, para que cualquier empresa pueda destinar sus beneficios a una provisión, limitada al 10%, exenta de impuestos y sin necesidad de reinversión en activos propios.

Las cantidades dotadas en esta reserva se utilizarán para autofinanciar la empresa y reducir la dependencia de recursos ajenos.

Se trata, sin duda alguna, de premiar la permanencia de los beneficios obtenidos.

La principal novedad del nuevo Impuesto de Sociedades, en el régimen especial para las empresas de reducida dimensión, es la creación de una reserva de nivelación de bases imponibles negativas. Las pymes que opten por crear esta reserva podrán deducir de su base imponible hasta un 10% en el ejercicio fiscal, sirviendo como provisión para cubrir futuras pérdidas en los cinco siguientes ejercicios. De no generarse bases imponibles negativas en ese periodo, la reserva pasará a formar parte de la base imponible sujeta a tributación.

Si utilizan sólo esta última reserva, su tipo se reducirá del 25 al 22,5%. Si, además, también suman la de capitalización empresarial, tributarán al 20,25% por Sociedades. Las cantidades destinadas a la dotación de la reserva de nivelación no podrán aplicarse, simultáneamente al cumplimiento de la reserva de capitalización. La reserva de capitalización podrá ser aplicada por cualquier tipo de compañía, independientemente de su tamaño, ya que el Ejecutivo lo que quiere conseguir con esta medida es consolidar el aumento de los recursos propios de las empresas para que éstas sean capaces de autofinanciarse y no tener que, seguir desempeñando su actividad apelando al crédito y elevando de esta forma su nivel de endeudamiento.
Con esta rebaja del 30% al 25% (o al 20,25% si se beneficia de las nuevas reservas descritas), España pasará en 2016 a formar parte de los países que se encuentran en la medida del impuesto entre los Estados que comparten el euro, cuyo tipo general promedio es del 26,2%. Por encima de España se
mantendrán (si no aplican recortes sus respectivos gobiernos) con tipos generales más elevados en el impuesto de sociedades, Francia, con un 38%, Malta (35%), Bélgica (34%), Portugal (31,5%), Italia (31,4%), Alemania (30,2%), Luxemburgo (29,2%) y Grecia (26%). Por el contrario, con tipos nominales sustancialmente por debajo de España y la medida europea seguirán estando Bulgaria, que ostenta el gravamen más reducido de toda la Unión, con un 10%, seguido de Irlanda, con el 12,5%. También, destacan los casos de Polonia, con el 19% y el Reino Unido, cuyo tipo general asciende al 21%.

¿Y las pymes…pierden o ganan beneficio fiscal?

Por lo que se refiere al régimen especial de las pymes, debe señalarse que voces autorizadas en el sector se han lamentado de la pérdida de la ventaja, hasta ahora en vigor, de poder disfrutar de un tipo impositivo reducido sobre los primeros 300.000 euros de beneficio.

Si bien es cierto, como argumenta el Ministerio, que con la rebaja del tipo impositivo general no existe en términos absolutos pérdida de beneficio fiscal por parte de las pymes y que con la introducción de la reserva de nivelación de bases imponibles prevista exclusivamente para pymes se permite en la práctica reducir el tipo de gravamen de estas empresas al 22,5%, también lo es que las pymes pierden la ventaja comparativa que tienen en la actualidad en relación al tipo de gravamen reducido, ventaja que constituía un beneficio fiscal definitivo a diferencia de la reserva de nivelación que supone únicamente un diferimiento de 5 años para aquellas sociedades que no acaben generando bases imponibles negativas.